TE DEJE IR DE CLARE MACKINTOCH


Te dejé ir es una novela del subgénero criminal doméstico, donde los trapos sucios quedan en familia y en el círculo inmediato de los protagonistas. Se han elogiado -con toda la razón del mundo- sus giros argumentales y los ases que guarda en la manga, sobre todo una vuelta de tuerca o sorpresa que supera todas cuantas yo haya leído últimamente y que ni siquiera la mayor parte de los lectores más avezados podrán ver venir. El giro estrella y todas las demás sorpresas que nos reserva Mackintosh a los lectores tensan sólo mínimamente la plausibilidad, y, de hecho, no violentan nuestro sentido del realismo como lectores de novela. Valga esto para demostrar que Te dejé ir está escrita con cabeza, con ingenio y con un gran sentido de la planificación y del suspense. Ahora bien; si sólo fuera eso, una novela basada en un golpe de efecto, por bueno que éste fuera, su estela no duraría mucho en nuestro recuerdo. Es la parte emocional, la tensión humana, lo que fija esta historia en nuestra mente y en nuestro corazón, y no es casual el hecho de que al menos dos aspectos muy significativos de la historia estén basados en experiencias vividas por la autora, ya como policía, ya en su vida persona.

La historia de Jenna y de los personajes que la rodean y que intervienen en su vida está narrada en dos partes bien diferenciadas. La primera parte de Te dejé ir narra la historia que arranca en el momento del accidente. Es un relato bien medido, con capítulos que alternan puntos de vista e historias: la de Jenna, por un lado, y la de los policías que investigan el caso del atropello y fuga, con incursiones en sus vidas familiares y personales, por el otro. Hay que decir que esta parte está caracterizada por el drama emocional que vive Jenna, alienada del mundo y de su familia y con sombras del pasado que la acechan. Discurre con ritmo imparable pero de forma relativamente previsible, como si fuera el guion de una teleserie. Es buena, pero no excepcional. Pero entonces se cierra esa parte y comienza la segunda, dotada de un tono completamente diferente. Aquí prima el suspense, y, paralelamente, el drama humano se torna cada vez más acuciante, más agobiante, en un crescendo inmisericorde que ofrece al lector escenas tan escalofriantes, tan desgarradoras, que forzosamente han de suscitar una respuesta emocional por parte de aquél. Como buena obra de arte, Te dejé ir busca y obtiene una reacción del lector. Reacción que sólo puede ser de ira, de frustración, de compasión, de empatía ante lo que se nos cuenta. La historia de un mal tan sistemático, tan perfecto  y tan helador en sus formas como en sus efectos, que suscita la tentación de calificarlo de inhumano, si no fuera porque es banalmente humano. Contiene fragmentos que pueden mover a la rabia pero también a las lágrimas; párrafos escritos con una minuciosidad que sólo puede deberse al afán de representar  y acercar al lector determinadas situaciones que nunca se conocen hasta que se han vivido, es decir, un afán claro de denuncia. Es ésta la autenticidad a la que hacía referencia más arriba y la que nos hace pasar por alto partes menos logradas, escenas superfluas o diálogos que no son el fuerte de la novela.

ARGUMENTO:

Todo sucedió muy rápido. No podría haberlo evitado… ¿o sí?

En un solo segundo, el mundo de Jenna Gray se ha convertido en una pesadilla. Su único deseo ahora es huir para empezar una nueva vida lejos de todo. Desesperada por escapar, alquila una pequeña casa en la costa de Gales, esperando encontrar allí el modo de olvidar.

Poco a poco, Jenna empezará a vislumbrar la luz de un futuro. Sin embargo, la persiguen sus miedos, una pena insoportable y el recuerdo de una oscura noche de noviembre que cambió su vida para siempre.

Porque nadie puede huir de su pasado… y el pasado está a punto de alcanzarla.

Anuncios

Una respuesta a “TE DEJE IR DE CLARE MACKINTOCH

TU COMENTARIO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s